Cómo superar la atracción hacia un hombre casado

¿Estás cansada de intentar conquistar a un hombre?. Olvídate de él, no es para ti. Tu obsesión puede llegar a convertirse en enfermiza si no le pones remedio a tiempo, puede hacer sufrir, desgastarte.

Él ama a otra mujer y nunca va a llegar a darte lo que buscas, así que darte una oportunidad de conocer a alguien que merezcas y déjalo pasar.

Si ya tienes una relación con él, es decir, eres su amante, deberás dejarla sin más dilación. Si no ha dejado ya a su a mujer puede que sea porque aún la quiere y no está dispuesto a darte el sitio que quieres. Si ella se entera, es posible que sus explicaciones sean que tú no eres más que un error.

¿Es eso lo que quieres ser? Posiblemente no y, por tanto, te contamos cómo superar la atracción hacia un hombre casado.

hombre-casado

1. Muéstrate firme y decidida

Manténlo apartado de tu mente. Evítalo y, cuando venga a tu cabeza, piensa en otra cosa. Busca cosas que hacer, encuentra la forma de estar entretenida.

2. No lo hagas por él, si no por ti

Piensa en ti, en que mereces algo mejor. No en lo que sea bueno para él, para su futuro o para su familia. Porque si centras en él los argumentos de tu decisión, es posible que mañana cambies de idea. Y no puedes permitírtelo.

Piensa también en cómo será tu vida dentro de 3 meses, 6 o un año si no lo dejas, escondiéndote de todo y de todos para no dejar de ser “la otra”.

3. Cuéntaselo a alguien de tu confianza

Busca la comprensión de alguien en quien confías plenamente. Cuéntale qué te pasa y dile que estás firmemente decidida a olvidarle. Necesitas desahogarte y esa persona puede ayudarte.

La familia y los amigos (sobre todo, las amigas) pueden ayudarte también a mantener la mente apartada de él, si realizas nuevas actividades y desarrollas planes que te alejen de lo que está en torno a él.

4. Busca ayuda profesional

No tengas miedo de acudir a un especialista si consideras que va a costarte mucho alcanzar el éxito en tu propósito. Será una fuente extra de apoyo.

5. Evita lo que te recuerde a él

Como te hemos comentado, habrás de buscar nuevos horizontes que explorar y evitar todo aquello que, siendo evitable, lo traiga una y otra vez a tu memoria. Si algún lugar en el que solías verle, no acudas más. Te recordamos el punto 1: muéstrate firme.

Por duro que suene, olvidarte de él es como dejar una adicción. Pero con voluntad puede hacerse.

Vivir con insomnio

Vivir con insomnio no es nada agradable. Son muchas las personas que caen presas de este mal que al final, según las medidas en las que vaya evolucionando, puede volverse crónico y hacer que la persona que lo padece se encuentre bastante mal.

Ni que decir tiene que el sueño y el descanso son fundamentales a la hora de que podamos hacer que nuestras actividades sean rentables a la mañana siguiente por tanto, en el caso de que tengamos algún “mal” de este tipo, lo mejor es que tratemos de ponerle remedio lo antes posible.

No-poder-dormir

¿Es bueno vivir con insomnio?

En primer lugar debemos advertir de que vivir con insomnio es posible y que hay muchas personas que así lo hacen pero también es importante que sepamos que esto no es bueno y que los individuos que a menudo tienen problemas de sueño, no se sienten del todo bien cuando están despiertos.

El insomnio es un trastorno conocido que hace que el individuo tenga muchas dificultades a la hora de irse a dormir o de coger el sueño de forma plácida y hoy en día, cuenta con muchas opciones para que éste sea curado de donde algunas son medicamentos y otras remedios naturales a partir de los que podemos ganar un descanso tal y como nos merecemos.

¿Cómo puedo combatir el insomnio?

Si ya hemos dicho que vivir con insomnio no es nada gratificante, ahora debemos exponer las formas reales que hay de combatir el mismo, ya que en muchas ocasiones nos encontramos bastante funestos a la hora de irnos a la cama sencillamente porque no sabemos cuándo vamos a conseguir dormir y si realmente nos merece la pena esforzarnos en ello.

Beneficios-de-las-terapias-del-sueño

Dormir es una necesidad fisiológica y mental que tiene el organismo por ello debemos en todo momento hacer lo posible para que esto pueda ocurrir y que por supuesto, nosotros podamos estar tranquilamente sin tener que agobiarnos lo más mínimo, ya que muchas veces cuando estamos mal descansados, todo puede influir de manera negativa en nuestro comportamiento y que no nos sintamos del todo bien con las cosas que hagamos.

¡No lo dudes! Si tienes problemas de insomnio y quieres que irte a la cama no sea algo parecido a una pesadilla, lo mejor es que estés tranquilo y que aproveches todo el momento para que el sueño venga a ti de una forma rápida y sin ningún tipo de miramientos. ¿Te animas a dormir mejor?

¿El tiroides es la respuesta a sus problemas de peso?

TIROIDES

La segunda irregularidad metabólica en las adolescentes obesas es su incapacidad para metabolizar los hidratos de carbono (esto empeora con la edad). Es decir, no pueden transformar el azúcar y algunas féculas en energía tan eficientemente como deberían, esto es así y opinamos contrariamente a la dieta de Kayla Itsines

Queman 1.000 calorías de hidratos de carbono de forma diferente (y con más dificultad) que 1.000 calorías de proteína. Esto puede ser debido a que la descomposición de ciertos alimentos eleva la tasa metabólica basal (consumo de oxígeno y liberación de dióxido de carbono en estado de reposo), provocando un aumento en el gasto de energía.

Algunos científicos creen que estos desequilibrios metabólicos han sido provocados por el exceso de peso. Es decir, no había defectos hasta que la persona fue obesa. Creo que ambos argumentos son plausibles. Algo de desequilibrio existe ya al nacer, pero la acumulación de más y más grasa convierte el problema en mucho más grave.

Por ejemplo, cuando una mujer muy gruesa (de 110 a 130 kilos) empieza a hacer régimen, su pérdida de peso es difícil y lenta al principio. A medida que su peso se va aproximando a los niveles normales, cambia la química de su organismo y pierde peso con más facilidad.

Tolerancia al ejercicio

Cambiaría el viejo dicho “Puedes llevar un caballo al agua, pero no obligarlo a beber”, por éste: Puedes llevar una obesa a la pista, pero no obligarla a correr. Yo siempre intento que mis pacientes obesas hagan ejercicio físico, pero no quieren ni moverse. Sus madres me dicen que, de niñas, estas chicas preferían estar sentadas que corriendo; ya más crecidas, preferían los juegos sedentarios o las reuniones a jugar a la pelota o saltar a la comba; de adolescentes, hacen menos ejercicio físico espontáneo que cualquier otro grupo de cualquier edad.

Pero es optimista pensar que al perder peso serán más activas, porque normalmente no es el peso lo que las detiene. Las endomorfas poseen por naturaleza bajos niveles de energía, tanto si están gruesas como delgadas. Pueden obligarse a sí mismas a ser activas (más tarde explicaré cómo), pero nunca tendrán la predisposición de sus hermanas delgadas. Todo esto más un exceso de comida y poco ejercicio físico llevará a la obesidad.

Ambiente

Creo que la herencia constituye el factor más importante en la obesidad. No digo que el ambiente no sea importante, pero creo que por malo que sea éste —me refiero a la comida, las relaciones familiares, etc.—, nunca se será muy obesa si no se ha heredado la tendencia a serlo.

Sin embargo, un niño potencialmente gordo nacido en un ambiente que le estimule a comer poco, hacer mucho ejercicio físico e ingerir pocas calorías puede engordar menos que otro que coma grandes cantidades de alimentos ricos en calorías y que haga muy poco ejercicio físico.

En la familia está la clave para controlar el peso a cierta edad. Si la familia se sirve de la comida como recompensa, manifestación de amor o soborno, el niño engordará muy pronto.
Las tensiones familiares son una razón muy común para no hacer régimen. Muchas chicas me han dicho que es casi imposible hacerlo en un hogar donde:

  • 1) Se dan frecuentes discusiones entre los padres.
  • 2) Uno de los padres es alcohólico.

En estas situaciones, la comida parece que proporciona gran parte del bienestar y la que hace soportable el ir a casa.

Algunas familias suelen vivir orientadas hacia la comida: los frigoríficos están repletos de cosas innecesarias pero deliciosas; los cajones, llenos de golosinas; y en las comidas se sirven tantas cosas que la mesa casi se rompe por el peso. Además, están los rituales, como las comidas especiales de Navidad, los domingos, etc. Un ambiente así es una pesadilla para una chica que quiere hacer régimen.